Materiales:

  • Papel de cartulina color blanco, tamaño 50×50.
  • 2 papeles decorados de 30×30 (a ser posible que tengan dibujos que puedan pintarse, al menos uno de ellos)
  • Papel vellum y bolígrafo de gel blanco.
  • Gelatos, acuarelas, neo colors… pincel y agua.
  • Regla, guillotina, cúter, cinta de doble cara, pegamento, almohadillas 3D
  • Tintas en spray
  • Tintas en pad (Distress Ink)
  • Tinta en bolígrafo transparente (si no tienes usaremos un pincel con la tinta normal transparente), polvos y secador para embossing.
  • Aplicador de tinta
  • Crop a dile o punzón
  • Cuerda o hilo
  • Distressador de bordes
  • Sellos
  • Decoración: enamels, pegatinas, embellishments, abcs…
  • Fotos (6 o 7) a ser posible en horizontal.

En este taller vamos a aprender a hacer un Layout a gran escala (50x50cm) en vez del que estamos acostumbrados a trabajar de 30×30, ideal para enmarcar (en Ikea venden unos marcos de este tamaño con fondo, perfectos para este tipo de trabajos)

Los materiales pueden sustituirse por otros, los gelatos por acuarelas, por neo colors…la crop a dile por el punzón, por tanto se puede hacer con material que tenemos habitualmente por casa.

Una vez hemos recopilado los materiales nos ponemos manos a la obra…

¡COMENZAMOS!

Lo primero que vamos a hacer es cortar la cartulina que irá de fondo (en mi caso la he puesto blanca) al tamaño deseado, en esta ocasión 50×50. Así ya tendremos nuestra base.

Si ya la tenemos cortada a esta medida (o a la que queramos) podemos saltar este paso.

Escogemos ahora cuál de los dos papeles decorados vamos a poner de fondo y cuál irá encima. Cogemos este último y lo partimos a la mitad de esquina a esquina, desde la de abajo a la izquierda hasta la de arriba a la derecha:

Esto podemos hacerlo con guillotina o con cúter y regla.

Una vez cortado vamos a decorar los dibujos del papel. Para ello vamos a usar dos técnicas: Por una parte embossing y por otra pintaremos con gelatos.

Para decorar con embossing: en mi caso he utilizado el bolígrafo de tinta transparente, si no tenemos la posibilidad podemos sustituirlo por la tinta de embossing y un pincel, para poder cubrir el dibujo entero.

Una vez hemos cubierto el/los dibujos que queramos con la tinta transparente, procedemos a echar los polvos de embossing.

Quitamos el excedente y los calentamos con la pistola de calor.

Los polvos se derriten y quedan pegados a nuestro dibujo. Así repetimos la operación con los dibujos que queramos.

A continuación, con las acuarelas, los gelatos o lo que tengamos a mano pintamos el resto de dibujos.

El resultado hará que el papel cambie totalmente de aspecto y sea mucho más nuestro.

Con este tipo de técnicas podemos cambiar completamente el papel base, le damos un toque mucho más personal.

Ya tenemos nuestro papel decorado, así que vamos a ver como colocamos las fotos.

Para ello colocamos el segundo papel decorado (aquel que no cortamos) centrado en la cartulina blanca, tres fotos las colocamos en el centro de manera que se cree una diagonal. El papel decorado que cortamos a la mitad lo colocamos encima sacándolo hacia fuera (por eso lo hemos cortado, para que se vea lo de dentro y parezca más grande, al ojo parece que el papel mide más de 30×30, al cortarlo y separarlo hacemos que tenga continuidad) colocamos el resto al gusto.

Una vez tenemos decidida la posición de las fotos vamos a rasgar el papel, directamente con la mano, para que las fotos se vean y no queden tapadas.

Así conseguimos que se vean tanto el papel como las fotos.

Para dar un mejor acabado a esta rotura vamos a envejecer los bordes.

Para ello utilizaremos el distressador de bordes (se puede conseguir un efecto similar con unas tijeras)

Rasgamos un poco el papel con la cuchilla del distressador. Para que así se vea un “roto más cuidado”

Y para el toque de gracia entintaremos los bordes con Distress Ink y el aplicador de tintas.

En este caso entintaremos todo el borde del papel.

Colocamos de nuevo las fotos y el papel en la posición en la que queremos que quede y estampamos algún sello en el papel decorado de fondo.

Una vez lo tenemos a nuestro gusto vamos a decorar la parte del fondo blanco. Para ello vamos a utilizar de nuevo los gelatos (o, en su defecto, acuarelas, neon colors…)

Yo he escogido siete colores diferentes, pero mientras sea número impar podéis poner 3, 5… Separamos un poco el papel de encima para ver donde queremos que vayan las pinturas; en esta ocasión las he puesto en las equinas donde empecé el corte, marcamos con el gelato directamente haciendo rayas de diferentes tamaños, siguiendo el mismo orden de colores en una esquina y en la otra.

A continuación y para que el acabado quede más pulido aplicamos un poco de agua con un pincel para que se difuminen los colores.

Continuamos con la decoración, escogemos los sellos que más nos gusten y, como no queremos que queden muy definidos utilizaremos tinta Distress Ink, el mismo tono que utilizamos para entintar los bordes.

Podemos estampar tanto en la zona blanca como en el papel decorado. Continuamos con la decoración del papel de fondo. En esta ocasión podemos utilizar un sello de rodillo (opcional) y tinta negra (para mí un imprescindible)

Damos unos toques con el sello en la parte blanca, así no queda el fondo tan inmaculado.

A continuación, con la tinta en spray negra, vamos a hacer unas salpicaduras. Para ello, abrimos el bote y damos unos golpecitos para que la tinta que se encuentra en el tubo difusor se esparza y haga salpicaduras.

Seguimos con la decoración de papeles, para ello vamos a necesitar papel vellum y un bolígrafo de gel (en este caso he usado blanco)

Pintamos el dibujo que queramos en el vellum y así ya lo tenemos decorado y listo para recortar.

Cortamos el vellum de manera que hagamos un marco para las fotos, pero lo movemos hacia un lado para que no quede centrado.

¡Y ahora empezamos a colocar!

Con las almohadillas de foam en 3D pegaremos el fondo para así ir dando volumen al trabajo

Damos la vuelta al papel decorado que pondremos de fondo, y lo llenamos de almohadillas, poniendo especial atención en el centro y en las esquinas, para que no se abombe hacia atrás.

Una vez hayamos quitado el protector lo pegamos al fondo blanco.

Colocamos las fotos del centro con el vellum detrás de ellas.

Y el papel decorado que cortamos en dos partes, le ponemos almohadillas en la parte que tocará el fondo blanco, en esta ocasión tendremos que colocar dos cada vez pues ya tenemos un “piso” del papel decorado que va encima del blanco, si sólo pusiéramos una almohadilla quedaría en el aire.

Una vez lo tenemos ya pegado al papel vamos a hacer unos agujeros (podemos hacerlos con punzón o con el agujero pequeño de la crop a dile)

Hechos los agujeros le pondremos el hilo o la cuerda dejando que cuelgue por los agujeros, sin tensarlo.

Ahora le toca el turno a las fotos de fuera, las pegamos igual que las anteriores, poniendo almohadillas (en este caso tenemos que sumar incluso una tercera pues ya estamos en el tercer “piso”)

Y llega la hora de decorar la composición final. Escogemos nuestros embellishments favoritos. Yo, por ejemplo, no puedo vivir sin enamel dots ^^

Y, para finalizar, colocaremos el título del Layout, podemos embossar algunas de las letras, utilizar diferentes abecedarios ¡imaginación al poder!

Y ¡eh voilà! Ya tenemos listo para enmarcar nuestro layout.

Este layout podemos hacerlo en otro formato más grande, más pequeño, con más fotos, con menos…una vez sabes la composición inicial es muy fácil extrapolarlo a otros formatos 😀

Write a comment:

*

Your email address will not be published.

Logo_footer   
     © 2014 TiFFet | Página desarrolada por Marketing a Granel | Aviso Legal | Política de cookies |

Siguenos: